lunes, 16 de diciembre de 2013

16 / 12 / 13

Últimamente han dejado de avasallar mi correo electrónico con mensajes instándome a comprar viagra y todo tipo de extraños y escalofriantes artefactos para aumentar, de forma extraordinaria, la longitud y el grosor de mi miembro viril. No sólo para mejorar y alargar mis relaciones sexuales, sino también para aumentar mi autoestima y confianza en mí mismo.

Resulta un alivio, más que nada porque al final perdía muchos correos entre la maraña de diagramas, porcentajes y ejemplos visuales que tenía que borrar para ir haciendo espacio.

Y, sin embargo, ahora me entra la duda. ¿Han conseguido las autoridades, los filtros de los correos, la crisis económica que estos spammers cesen su acoso? ¿O me han etiquetado de causa perdida para el éxito de sus productos? ¡La duda me mata!

¡Un abrazote!

P.D. Ya he empezado a pelar las uvas, deshuesarlas, licuarlas y repartirlas en doce chupitos. ¡Nadie conseguirá pararme este año!



1 comentario:

  1. Tanto recorte nos va a dejar en pelotas...

    Tiempo al tiempo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...